Joven preparado para entrevista de trabajo

No importa que acabes de salir al mercado laboral o que se te esté pasando por la cabeza hacerlo pronto: una entrevista de trabajo da mucho miedo, ¡te lo digo yo que he tenido que hacer unas cuantas hasta poder venir a contarte esto! 

El problema es que, si nos dejásemos intimidar por ese miedo, nunca conseguiríamos nuestro primer empleo… y cualquiera aguanta después a nuestras madres. 

El principal secreto de una entrevista de trabajo es que hay que sacar energía de donde no la hay para ir a hacerla y, a poder ser, hacer unas pocas más. Eso sí, también hay ciertos tips que puedo darte para hacerte el camino más llevadero y, de paso, que tengas más posibilidades de hacer que suene la flauta. Pero ojo, si te cogen guárdate el confeti y el baile de la victoria hasta salir del edificio, ¡que si no igual se lo piensan! 

Cuenta tus experiencias previas con la metodología STAR

No tener demasiada experiencia laboral, o no tener ninguna directamente, no supone un inconveniente para dar buenas respuestas en una entrevista de trabajo. Ahora bien, si esperas que alguien te diga cuáles son las mejores respuestas para que te den un trabajo, olvídate por completo.

Yo no voy a decirte qué responder, sino cómo hacerlo, y es que es precisamente así como puedes marcar la diferencia con cualquier otro aspirante. Créeme, yo he usado el método STAR unas cuantas veces y no me ha ido nada mal, ¿o si no de qué me iban a poner a darte consejos de cómo encontrar tu primer trabajo?

El nombre de la técnica STAR viene de situación, tarea, acción y resultado, y aunque ahora mismo te suene a chino, si sigues leyendo te prometo que te enseño a dar las mejores respuestas que un recruiter pueda esperar de alguien a quien adjudicarle una nómina. ¡Vamos con ello!

Situación

Lo primero que debes hacer ante cualquier tipo de pregunta es pensar en cómo darle contexto a tu respuesta. Descubre cómo crear una escena para que todo lo que digas suene aún mejor de lo que ya lo haría si te limitases a responder sin más.

Explicar en qué tipo de situación aplicaste lo que quieres responder y por qué supuso algo positivo para el resultado final es la mejor manera de empezar. Y no, para esto no tienes por qué tener experiencia laboral. Hay habilidades que pudiste demostrar en una práctica de la carrera o incluso en un proyecto de clase. ¡Todo suma!

Tarea

Una vez le has dado un fondo a lo que quieres contarle al entrevistador que tiene en su mano darte tu primer trabajo, toca explicar con pelos y señales qué fue lo que hiciste, cuál fue la tarea que desarrollaste y que consideras que puede ser determinante como aporte para la empresa a cuya oferta de trabajo has aplicado.

Eso sí, no lo narres sin más, dale un poco de épica: por qué suponía un reto para ti y qué aptitudes tuviste que desarrollar para estar a la altura del momento.

Acción

El tercer apartado en esta construcción de un discurso ganador son las acciones, o lo que es lo mismo, cómo actuaste. Haber estado frente a un marrón de categoría y haber sido capaz de salir de una pieza es algo de lo que hay que estar bien orgullosos.

¿Te sacaste algo de la manga que hizo que todo saliese bien? ¿Hiciste algo diferente a lo que habría hecho el resto en un momento de tensión y acertaste? ¡Pues que se entere todo el mundo!

Resultados

Sin duda, la parte en la que puedes lucirte de verdad: qué pasó al final y cómo influyó tu actuación

La entrevista de trabajo está orientada a resultados. Al final, solo puede quedar un aspirante. La mejor forma de proporcionar la mejor elección a quien la hace es ofreciéndole precisamente eso, resultados

Que se vea que somos resolutivos, pero sin egocentrismos, ¡que nos conocemos! Lo suyo es dar datos y demostrar objetivamente que nuestra actuación repercutió positivamente en lo sucedido. De paso, no está de más contar cómo nos ayudó aquello a crecer como profesionales.

Una buena forma de coronarte es decir, por ejemplo, que aquello fue lo que te llevó a estudiar un máster con el que poder especializarte. O incluso lo que te hizo solicitar el puesto que te ha llevado hasta esa entrevista de trabajo. Pero prohibido venirte arriba. Haz esto último únicamente si puedes conectarlo. Si no, a lo más que vas a llegar será a un buen berrinche y a unas risas dentro de muchos, muchos años.

Mujer tomando notas en entrevista de trabajo

¿Es realmente útil la técnica STAR?

A ver, ¿las rosas son rojas y las violetas azules? ¡Si no fuese útil no te estaría calentando el tarro con él desde hace rato! Es verdad que hay que dedicarle un poco de tiempo al método STAR para ser capaces de estructurar una respuesta siguiendo sus pasos sobre la marcha. Pero basta con practicarlo frente a un espejo o, si quieres, incluso grabarte con el móvil y verte después.

Te aseguro que en un par de tardes lo tienes y que, si no lo clavas en tu primera entrevista, lo dejarás todo muy bien encaminado para la próxima.

¡Vamos con ello!

Joven en su primer empleo

Otros consejos útiles para bordar la entrevista de trabajo y conseguir tu primer empleo

Saber cómo responder a las preguntas de una entrevista de trabajo usando el método STAR está bien. Pero puedes hacer mucho más para prepararla e ir con toda la seguridad del mundo. Luego el empleo puede ser para ti o no, pero oye, de todo se aprende.

  • En plena era de las redes sociales, lo primero que debes hacer es tirar de plataformas como LinkedIn, Facebook, Instagram y Twitter. La clave es saber lo máximo posible sobre la empresa a la que aplicas y, a poder ser, sobre la persona que te hará la entrevista.
  • Saber cuál es el tono de comunicación de la compañía te hará ir dos pasos por delante. Descubrir si tu entrevistador es motero, si le gusta la música indie o si es vegano, por citar solo tres posibilidades, te ayudará a la hora de intentar ganarte su complicidad. Ojocuidao con esto, que no se note el stalkeo, que entonces se nos cae todo el chiringuito antes de empezar.
  • Por supuesto, conocer lo máximo posible sobre el puesto de trabajo al que aspiras te será de gran ayuda. No solo a la hora de saber qué puedes ofrecer a la empresa, algo imprescindible para tirar de la metodología STAR con garantías, sino también a la hora de saber cómo reaccionar ante una primera oferta económica.
  • Causa una buena impresión desde el minuto 0 presentando un CV creativo. Así llegarás con unos cuantos puntos extra al momento de la entrevista.

Existen muchos más consejos que podría darte para encarar una entrevista de trabajo con muchas opciones de llevarte el gato al huerto. Pero seamos sinceros: acabo de darte una chapa muy guapa, y tampoco es cuestión de saturarte a lo bestia.

Hacemos una cosa: tú te pones a darle duro a la técnica STAR, que ya es bastante, y yo me curro otro post con más cositas para que tengas aún más herramientas con las que conseguir que tu próxima entrevista de trabajo sea la última, ¿hay trato?

Cuéntame en los comentarios qué te ha parecido todo este lío. Pero sobre todo cuéntame que lo has puesto en práctica, que te ha ido de coña… ¡y que me estás leyendo ahora mismo con una sonrisa de oreja a oreja y un buen dinerito en la cuenta!

Mujer trabajando en un ordenador

Pon en práctica estos consejos: aplica ahora a ofertas de empleo y borda la entrevista:

Ver ofertas

Deja un comentario